Mapa Videntes Mensajes Datos Útiles Programa Info Parroquia Links
Noticias
Comentarios de mensajes
Bibliografía y Oraciones
Comunidad de las Bienaventuranzas
Encuentos y Visitas
Clero y Testimonios
Peregrinaciones
Fotos
Otros Santuarios
Cenáculo
Newsletters

Comentarios de mensajes

del padre Jozo Zovko
del padre Francisco Verar
de la Parroquia

del padre Jozo Zovko

MERRY CHRISTMAS AND A HAPPY NEW YEAR!

¡Nuestra querida familia orante!

En estas difíciles circunstancias sociales y económicas en el mundo, el creyente que ora, como un profeta, tiene una luz y una oportunidad para mostrar a todos, el único camino y la salida, y esa es Dios. Nuestros contemporáneos, en general, no tienen experiencia en los encuentros con Dios, y eso significa no tienen experiencia con la oración. Desafortunadamente, ellos se han inclinado a los valores materiales, en los cuales fracasan en encontrar o llevar a cabo sus metas. Es por eso que se sienten desilusionados, engañados. Esperan de los hombres lo que ellos no les pueden dar o proveer: la paz, la alegría y una familia feliz y protegida. Es en este difícil estado mental y familiar en el que proliferan los falsos profetas y maestros. La astrología está prosperando actualmente. Los adivinos son las personas más visitadas hoy en día. ¿Por qué? La gente necesita ayuda.

Nuestra Reina de la Paz nos ha estado inspirando y llamando por más de treinta años ya, para que ayudemos a nuestros hermanos y hermanas necesitados con nuestras oraciones y nuestro buen ejemplo. Nuestra misión y nuestro apostolado no pueden ser postergados (o aplazados), porque de lo que aquí se trata es de personas y de la salvación de almas. La oración nos transforma y nos ilumina para que podamos reconocer el tiempo en el que estamos viviendo. Si existe oscuridad en las personas que nos rodean, la oración nos compromete y nos hace referirnos a nuestros hermanos para que les hagamos un bien. Porque oramos podemos tener una respuesta para aquellos que la necesitan. La oración nos cambia. La oración nos hace alegres y felices. ¿Y quién no tiene en su corazón este deseo tan básico y profundo de ser feliz, de estar contento? Sabemos, con certeza que estos dones de gracia no los producen las drogas, el alcohol, o una vida disipada. Estas son las gracias que Dios da a los que oran.

Que gracia tan grande y que regalo es el de ser un miembro de nuestra familia orante que ha respondido al llamado de la Reina de la Paz: de testificar los mensajes con nuestra vida. Miles han perseverado con entusiasmo en la oración, el ayuno y la vida sacramental. Aquellos que quieren limitar a Medjugorje con debates y propagandas no son los apóstoles de la Reina de la Paz.

Este es el tiempo de la Navidad. Recordemos a los sencillos pastores que se dijeron entre ellos: "¡Vayamos a Belén!" Y a continuación hubo una gran sorpresa; ellos encontraron a la Madre y al Niño. El pequeño Jesús fue una inspiración milagrosa y una fuente de alegría y gozo en el corazón de cada uno. Ellos se convirtieron en entusiastas testigos y propagadores del acontecimiento más grande: el nacimiento de Dios en medio de la gente.

La Navidad y el misterio de la encarnación nos ayudan a comprender nuestra misión. Detrás de la Navidad está el amor y la encarnación de Cristo. Fue el amor lo que lo inspiró y lo guió en todo. Todo lo que Él dijo o lo que Él hizo fue con amor y por amor. Es por esto que todos lo necesitaban. Él solamente hizo el bien a todos. Aprendamos el amor delante del pesebre. Aprendamos el amor meditando profundamente el misterio de la encarnación y del nacimiento de Cristo. La Reina de la Paz nos llama a Su Presencia y nos enseña como amar. Actualmente el mundo no necesita ni una sola persona que traiga oscuridad, que difunda la oscuridad, que viva o que hable de la oscuridad. Necesita de nosotros que oramos. Nuestro rosario diario es nuestra fortaleza y es una lámpara encendida en nuestras manos.

Satanás ha hecho y está haciendo todo lo posible para destruir Medjugorje. Pero las manos entrelazadas, las personas arrodilladas orando, aquellos que están unidos a la Reina de la Paz no se lo permiten.

Ustedes han leído que la comisión papal para Medjugorje está trabajando. Ellos han llamado a todos los videntes y a nuestro padre espiritual para dar su testimonio en Roma. Por ende, se necesita orar para que los corazones de los testigos, de los peregrinos y de toda la iglesia sean iluminados. Estos son nuestros pasos de amor hacia Nuestra Señora, hacia la iglesia y hacia el vecino. Perseveremos en la oración y en vivir los mensajes. Así seremos felices y haremos felices a otros.

Nuestras felicitaciones, nuestro apretón de manos y nuestro abrazo en la Navidad sera diferente que el de los demás. Dios nos usará para realizar Su obra.

Querida familia orante, seamos más fervorosos aún, más unidos y más perseverantes en la oración. En nombre de nuestra comunidad de Siroki Brijeg les deseo una feliz Navidad y un Año Nuevo 2012 alegre y bendecido.

Sanijela Matkovié, coordinadora de la Fraternidad Orante de la "Visitación"




del padre Francisco Verar

Mensajes de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de julio del 2018 y reflexión del P. Francisco Verar

“Queridos hijos, Dios me ha llamado para guiarlos a Él, porque Él es su fortaleza. Por eso los invito a orarle y a confiar en Él, porque Él es su refugio ante todo mal que está al acecho y aleja las almas de la gracia y de la alegría a las que han sido llamados. Hijitos, vivan el Paraíso aquí en la Tierra para que estén bien, y que los Mandamientos de Dios sean luz en su camino. Yo estoy con ustedes y los amo a todos con mi amor maternal. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”



VER OTROS COMENTARIOS DEL PADRE FRANCISCO VERAR



de la Parroquia


REFLEXIÓN DE LA PARROQUIA SOBRE EL MENSAJE DEL 25 DE JUNIO DE 2008 - MEDJUGORIE-BOSNIA HERZEGOVINA

¡SEAN ALEGRES PORTADORES DE PAZ Y AMOR! 

Hace veintisiete años la Virgen se presentó aquí en Medjugorje como la Reina de la Paz.  A través de esos años, Ella, como una verdadera madre y llena de amor, nos ha enseñado pacientemente y nos ha llamado a practicar los Sacramentos. Ella nos ha estado llamando a la conversión, al ayuno, a la penitencia y a adorar a Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar. En su mensaje del aniversario núm. veintisiete de sus apariciones, Ella dice que con gran alegría en Su corazón nos llama a seguirla y a escuchar sus mensajes. Mientras meditamos acerca de su último mensaje, así como de los otros que hemos escuchado hasta ahora, no debemos olvidar nunca la regla de San Luis María Grignon de Monfort que decía: ¡A Jesús por María!  María siempre reúne a la gente alrededor de su Hijo.  Ella nos llama a una entrega total a Jesús, pues El es el único que puede hacer de cada uno de nosotros personas íntegras, merecedoras del Cielo. La Virgen nos da un ejemplo de cómo ser fieles a Dios, de cómo vivir la experiencia de nuestra fe y de cómo vivir según nuestra fe. Ella participó desde el principio en la obra del Espíritu Santo. Por lo tanto, la Iglesia, que también es obra del Espíritu Santo, ora junto con aquella en quien Dios ha hecho grandes obras.  La Virgen está ante nosotros como un gran don, como la imagen más hermosa de la Iglesia.  Ella habla con palabras sencillas que atraen a tantas personas de todas partes del mundo. Sus mensajes son comprendidos por todos, desde los más pequeños hasta los más ancianos. Son comprensibles porque están llenos de amor y porque cualquiera puede comprender el lenguaje del amor.

La Virgen nos llama a ser portadores de paz y amor en este mundo sin paz. Hoy en día, nosotros somos testigos de los grandes peligros que la humanidad enfrenta, tales como el armamento nuclear, enfermedades diversas, el calentamiento global, la pobreza.  La gente vive con mucho temor. La Virgen sabe eso. Es por eso que Ella, desde que comenzaron las apariciones, nos ha estado llamando a que nosotros, los cristianos, los creyentes, seamos portadores de paz y amor en este mundo sin paz. En el tercer día de sus apariciones, la Virgen nos dio el primero de sus grandes mensajes, diciéndonos: “¡Paz, Paz, Paz – y sólo Paz!”  Después de eso Ella repitió tres veces: “¡La paz deberá reinar entre el hombre y Dios y entre todos los pueblos!”  La verdadera paz sólo puede venir de Dios, que por Jesús y María se ha convertido en “nuestra Paz”. (Ef. 2,14).  Es una paz que “este mundo no puede dar” (Juan 14, 27).  Es por eso que Cristo ordenó a sus Apóstoles que llevaran la paz por todo el mundo (cf. Mt 10,11), para que todos se conviertan en “hombres de paz” (Lc 10, 6).  Algunas veces nosotros tendemos a buscar la fuente de la inquietud en otros, porque es más fácil comportarse de esa manera. No obstante, nosotros primero debemos encontrar esa fuente en nosotros mismos y luego resolver el problema. La fuente de la inquietud siempre es un pecado al cual uno debe renunciar, y así crear las condiciones para que Dios actúe en nosotros.

Al final de su mensaje, la Virgen nos bendice, y también nos bendice su Hijo Jesús, el Rey de la Paz. Queridos veneradores de la Reina de la Paz, digamos a la paz en nuestros corazones, decidámonos por Dios, y de esta manera permitamos que Jesús se convierta en el Camino, la Verdad y la Vida en nosotros.

Fr. Danko Perutina
Medjugorje, 26.06.2008