Mapa Videntes Mensajes Peregrinaciones Programa Info Parroquia Links
Noticias
Comentarios de mensajes
Bibliografía y Oraciones
Comunidad de las Bienaventuranzas
Encuentos y Visitas
Clero y Testimonios
Datos Útiles
Fotos
Otros Santuarios
Cenáculo
Newsletters


Ir al Facebook de Vamos a Medjugorje

Comunidad de las Bienaventuranzas

 

Jo Croissant

Jo Croissant es la fundadora de la Comuniad de las Beatitudes

 

 

Llega a la Argentina la autora francesa Jo Croissant y presenta su libro
“La mujer sacerdotal o el sacerdocio del corazón”

La próxima edición de este excelente libro, que traerá a todos los hogares argentinos una bocanada de aire nuevo, es una ayuda invalorable para la mujer en el mundo actual.

Su autora, Jo Croissant, es la esposa de Ephraïm Croissant, fundador de la Comunidad de las Bienaventuranzas en Francia. Actualmente la Comunidad se encuentra en 80 ciudades de 38 países, especialmente en Europa.


Jo Croissant presenta un extraordinario análisis de la situación de la mujer actual, de sus heridas, los desprecios que recibe, su búsqueda de identidad, de la profunda inseguridad que vivencia, de la falsa imagen que recibe de ella misma de parte del mundo y que cree poder reivindicar abandonando su femineidad, que es su mayor tesoro.

Será una ayuda invalorable para ubicarnos como mujeres en el mundo actual, mostrándonos cómo, en la medida en que la mujer descubre o redescubre su vocación más profunda, no sólo ella, sino la humanidad toda se renueva.

Es, en síntesis, una visión a la vez antigua y modernísima de lo femenino -iluminada por la sabiduría de las Sagradas Escrituras- o, por mejor decir: una visión “eterna” que le corresponde por derecho propio y no por comparación, y que pone a la mujer en un lugar cuya elevación no sueñan que pueda existir quienes, simplemente, quieren compararla al varón y referir todas sus reivindicaciones al rol de éste en el mundo.


Invitación abierta a los encuentros con Jo Croissant en la Argentina


Lunes 19 de abril
Ciudad de Buenos Aires
18 hrs Sede de la Pastoral Universitaria, Riobamba 1227- Capital - Charla “¿Mujer versus varón?
21 hrs Reunión con la comunidad francesa y francoparlante- Casa San Luis – Miñones 1924 (y Sucre)

Martes 20 de abril
Bella Vista
10,00 hrs Colegio Nuestra Señora del Valle – Charla con los jóvenes: ¿Mujer versus varón?
15,30 hrs Parroquia Nuestra Señora del Valle – Charla: El verdadero feminismo - Farías esq. Azcuénaga, Muñiz

Miércoles 21 de abril
Rosario, provincia de Santa Fe
19hrs Presentación del libro en la Librería Ross

Jueves 22 de abril
Ciudad de La Plata
19 hrs Presentación del libro

Viernes 23 de abril
Ciudad de Buenos Aires
Encuentro en el Colegio Champagnat (Montevideo 1050)
18 hrs Rezo del Santo Rosario ante el Santísimo
18,45 hrs Santa Misa
19,30 hrs Jo Croissant nos esclarece sobre: “El Sacerdocio del Corazón”

Sábado 24 de abril
20 hrs Presentación del libro por Editorial Lumen en la Feria Internacional del Libro, Sala Julio Cortázar

Acompañarán a Jo Croissant en el panel de tratamiento y debate sobre La mujer sacerdotal o el sacerdocio del corazón, Monseñor Roque Puyelli, Inés de Cassagne y Gisèle Riverti

Para mayor información consultar a:
Victoria Posse pvposse@velocom.com.ar
Inés Hary alihucema@yahoo.com.ar

JO CROISSANT
Curriculum Vitæ

Jo Croissant nació el 25 de Mayo de 1949 cerca de Toulouse, Francia. Es profesora de francés y de español, actividad que ejerció durante tres años. Su ingreso a la vida comunitaria la hace abandonar su profesión para dedicarse completamente a su vocación.

El 7 de julio de 1972, se casa con Efraín Croissant, pastor protestante. El 25 de mayo de 1973, se funda la Comunidad de las Bienaventuranzas. El 4 de octubre de 1976, Efraín se convierte a la Iglesia Católica. El 6 de octubre de 1978, nace su hija Thamar. El 18 de diciembre de 1978 , Efraín es ordenado diácono permanente.

Actualmente la autora trabaja en la dirección de la Comunidad. Anima diferentes retiros y convivencias formativos dentro de la comunidad y acepta invitaciones del exterior. Desde hace veinte años anima encuentros de “ danza y oración” durante las cuales se profundiza el trabajo sobre la identidad. En 1997 escribió un libro sobre este tema: “El cuerpo, templo de la belleza”.

La Comunidad de las Bienaventuranzas se extendió a todos los continentes, en 32 países, cuenta con 46 casas en Europa, 11 en África, 7 en Asia, 3 en América Latina, 3 en América del Norte, 2 en Oceanía y 3 en Oriente Medio. Tomando en cuenta el crecimiento de la Comunidad de las Bienaventuranzas, la Santa Sede ha reconocido oficialmente esta nueva realidad eclesial.

El Consejo Pontificio para los Laicos la reconoció el 8 de diciembre del 2002 como una «Asociación Privada Internacional de Fieles de Derecho Pontificio con Personalidad Jurídica».
Prólogo de la autora a la edición en idioma castellano

La Mujer sacerdotal

Me llena de alegría la aparición de La Mujer Sacerdotal en América del Sur. Al escribirlo, nunca sospeché que sería traducido a más de veinte idiomas y que sería bien aceptado por las mujeres del mundo entero. Me asombra recibir todavía testimonios de mujeres para quienes la lectura de este libro ha sido la revelación de su femineidad, haciéndolas sentirse comprendidas en lo que estaban viviendo sin saber cómo expresarlo y que las hizo cambiar profundamente. Tuve la oportunidad de dar conferencias y reunirme con mujeres de todas las clases y de culturas diferentes. Ya fuera en Africa, Canadá, Perú, Australia, Rusia, Alemania, Bélgica, Italia, Francia, descubrí la misma sed, el mismo deseo de profundizar su identidad, de comprender el sentido de su vocación y de su misión.

En nuestro mundo que parece haber perdido el rumbo, donde el sentido de la eficacia y del éxito es más importante que los valores humanos y espirituales, en esta grave crisis que atraviesa la familia, estoy más convencida que nunca que la mujer tiene un rol determinante. La mujer del tercer milenio tiene que convertirse en la “mujer fuerte ” de la Biblia para colaborar con el hombre en la salvaguarda de la humanidad... Pero puede hacerlo sólo si se vuelve resueltamente hacia Dios, si comprende que su verdadera liberación no se realiza respecto del hombre sino en relación a Dios. Es en su íntima unión con Dios que puede recibir la fuerza necesaria para hacer frente a todos los desafíos que hoy la enfrentan. El mundo ha cambiado tanto que no se puede volver atrás con demandas nostálgicas del pasado. Son las mujeres de hoy las que deben trazar el camino nuevo para las del futuro, aprender a situarse frente al hombre no en una actitud servil, ni en una sumisión infantil nacida del temor, ni en una actitud reaccionaria de rechazo y oposición. Lejos de conformarse a valores masculinos para hacerse aceptar, la mujer debe redescubrir el tesoro de su femineidad y volver a ser para el hombre un “vis à vis ”, tratando de captar atentamente lo que ella es y lo que es el hombre, en un diálogo de igual a igual que les permita vivir en la sumisión mutua del Temor de Dios.

Cuando escribí este libro no era necesario aventurarse a hablar de diferencias entre el hombre y la mujer. Hoy las librerías desbordan de best sellers sobre este tema para explicarnos con muchos ejemplos por qué no reaccionamos del mismo modo.

Debemos reanimar este desafío: que el hombre y la mujer se reconcilien con su propia identidad para poder entregarse mutuamente como un don de Dios y juntos construir hogares de amor para que nuestros hijos puedan crecer en paz y vivir en alegría.La aventura es apasionante, incluso sabiendo que habrá muchos obstáculos que sortear. Comienza en el corazón de la mujer quien como María acepta decir “sí ” a Dios y se deja revestir del poder del Espíritu Santo para volverse “intrumento en las manos del Altísimo”.No sabemos como se realizará esto, pero como María queremos creer que “con la ayuda de Dios nada es imposible”.

Jo Croissant, octubre de 2003

A modo de prolegómeno


Había una vez un matrimonio que tenía cuatro hijos varones legítimos y tres hijas adoptadas. Cuando se les preguntaba por qué razón, siendo un hogar de humilde condición, las habían adoptado, respondían: "Porque hemos querido que nuestros hijos varones conozcan a la mujer, la respeten y la protejan".

Es precisamente el hijo mayor de esa familia quien, con tal conocimiento de causa y con cincuenta años de sacerdote, se atreve a parafrasear el presente libro en esta nueva edición en castellano.

Si nos retrotraemos al 15 de Agosto de 1988 cuando, en ocasión del Año Mariano, Juan Pablo II lanzaba su Carta Apostólica "Mulieris dignitatem", sobre la dignidad y vocación de la mujer, encontramos en el presente libro la mejor respuesta al planteo que lanzara el Santo Padre al afirmar: " Si el hombre es confiado de modo particular por Dios a la mujer, ¿no significa esto tal vez que Cristo espera de ella la realización de aquel Sacerdocio real (1 Pedro 2,9) que es la riqueza dada por El a los hombres"?. De ahí el atinado titulo del libro "La mujer sacerdotal o el sacerdocio del corazón". Su autora, Jo Croissant parte de un concepto elogioso para la mujer al afirmar que ella vive con más intensidad el don del amor por ser " la primera testigo o víctima". Sin embargo no calla la triste realidad de los extremos viciosos y erróneos tanto de la mujer esclava como de la mujer emancipada; asimismo hace referencia a los conceptos equivocados de una sociedad andrógina en contraposición al mal entendido sexo débil. Esa es la razón por la que el Concilio Vaticano II exclamó: " Ha llegado la hora en que la vocación de la mujer se cumpla en plenitud".

Merecen ser destacados los testimonios de casos que ayudan a la autora a reafirmar sus argumentos, para llegar a la conclusión sobre el cambio o transformación que se operan en la mujer cuando se deja transformar por Dios con miras a la santificación personal y de cuantos la rodean.Bien vale la pena robar a la autora unas expresiones que sintetizan maravillosamente todo el contenido del libro:
"Hay entre la mujer y Dios como una connivencia, una complicidad. Ella participa en el nacimiento del hombre, en el nacimiento de la humanidad, uniéndose a Dios. Por el "Sí" de María, la salvación entró en el mundo. Por el "Sí" de la mujer, el mundo será salvado. Ella precede al hombre en la comprensión de los misterios divinos y, por la recepción del Verbo, da a luz el Reino. Ella muestra el camino. Por eso, por su misión específica en el plan de Dios, la mujer debe cambiar primero.

Existe en un convento una imagen de la Virgen sin las manos, mutiladas por un bombardeo. Cuenta la leyenda que María concedía muchos favores cuando la imagen estaba entera; ellos terminaron cuando quedó sin manos para elevarlas a Dios pidiendo por sus hijos de la tierra.

Sigue diciendo la leyenda que los milagros volverían si una mujer se arrodillara ante la imagen y le dijera a María: "Madre, aquí tienes mis manos para que sustituyan a las tuyas porque están limpias, suaves e incontaminadas..."

Quiera Dios que de la lectura de este libro surjan nobles y virtuosas mujeres cuyas almas aspiren a las alturas, cuyos ojos miren más allá de la materia y cuyas manos –parafraseando a Jo Croissant en su epílogo- contribuyan a alcanzar el pleno desarrollo y la fecundidad a que Dios las llamó.

Monseñor Roque Puyelli
Buenos Aires, agosto de 2003

La vida de la Comunidad se caracteriza también por una apertura a los carismas y los dones del Espíritu Santo y así participa en la renovación de la Iglesia. Su interés específico por las raíces hebraicas de nuestra fe católica da un lugar especial a la oración para la unidad de los cristianos. Y se distingue por la importancia que da a la pobreza vivida como un abandono total a la Providencia, en la disponibilidad de estar presente a todo tipo de pobreza de nuestro tiempo.